viernes, 2 de septiembre de 2011

Vuelta a la "urbanidad"

Ya era hora. Hoy, por fin, vuelvo a Reykjavík. Tras dos intensas, intensísimas, semanas en el boarding school (=residenciaenmediodelanada), me mudo a Von Guesthouse (http://www.gesthusvon.is/pages.php?idpage=680). Al final no he conseguido ir a Hofdi (de entre las céntricas, la más barata) pero, por lo menos, he conseguido una céntrica (está en Laugavegur, la calle principal de la que ya os he hablado varias veces). Además, es la habitación más grande y creo que tiene dos camas, así que, empezad a comprar los billetes YA :D Estamos 10 personas (Linnea, la sueca; Jonas, otro sueco; Jan, un alemán; Christa, una austriaca; otros 2 o 3 españoles y alguien más). 

La última semana ha sido una auténtica locura. Empezaré por lo mejor: Westman Islands.


El viernes por la tarde, a eso de las 4, vino Inga - una de las chicas islandesas- a buscarnos a Alexander (uno de los suecos) y a mí a la uni, para ir al Boarding School a coger a los otros dos suecos (Pontus y Kevan) e ir a coger el ferry que nos llevaría a Westman Islands. El resto de la troupe iba en bus; pero, como había que llegar un coche, fuimos los elegidos (VIP) para ir con ella. Es muy simpática; ha hecho un Erasmus en Valencia con que, cuando no queremos que nos entienda el resto, hablamos en español. Esto de la multiculturalidad es cojonudo. El caso que sobre las 7 cogimos el ferry a Westman Islands, unas 15 islas al suroeste de Islandia en (en 1973 fueron cubiertas por la erupción de un volcán e, incluso, se creo una nueva isla -eso lo sé por derecho del mar-), aunque solamente una de ellas está habitada (unos 4000 habitantes). 


El ferry duró como media hora. Llegamos y fuimos al "scout house" (algo así como casa scout; vamos, como un refugio) en el que nos alojamos. Había un cuarto gigante y varios pequeños con colchonetas en el suelo. Dejé las cosas y me fui pitando con Inga y Hafdis a preparar la cena. Barbacoa. Aunque, gracias a Dios, no eran hot-dogs. Hamburguesas. Me tocó cortar los tomates, lechuga,... Más tarde llegó el resto del personal; yo me fui con algunos chicos a un "montecillo" que había al lado porque estaba anocheciendo y la vista era increíble.

 -Yuri, Adrien, yo, Amanda y Noséquien-
Después de cenar, en la parte de arriba de la bajera que habían alquilado para la cena, empezó a rotar el alcohol y a brotar el ambiente fiestero. Sobre la una fuimos al Café Volcano (a partir de ahora, Templo), único bar abierto a esas horas creo, porque las chicas habían conseguido precio especial (una pinta, 600Kr = 3.60€ aprox.) para nosotros. El DJ repitió las canciones como 7 veces, pero me lo pasé muy bien. La gente fue cayendo, por a o por b, pero yo aguanté hasta el final (como buena Cabasés que soy) con Alexander, Katherinaa (una chica del norte de Italia muy muy muy graciosa), Thomas (canadiense, que va a muchas de mis clases) y Roberto (un chico de Burgos, aunque éste anduvo con islandeses y sólo coincidimos al volver al refugio). Hasta las 5.30-6. Hora decente.Eso sí, a las 10, arriba. Otro dichoso "hike" y, esta vez, a un volcán. 


Comimos una pizza (bastante caca, 1200kr = 7,40€) entre varios, minisiesta y vuelta a las calles porque teníamos una vuelta en barco alrededor de la isla. Conseguí ver puffins (frailecillos), aunque de lejos. Son graciosísimos, parece que se van a caer. En mitad del viaje, en una cueva en una de las islas, el capitán se puso a tocar el saxofón. Fue de traca. 



Vuelta al refugio. Siesta. Y otra vez jaleo. Me compré una botella de vino tinto ("El Gato Negro", 1399kr =8,59€). Bastante aguachirri. Pero bueno, es lo que toca en este país del demonio (por lo caro que es, I mean). Vuelta al Templo, pero esta vez no fuimos los últimos en aterrizar. Casi, pero no. Muy divertido, again. Aunque el viernes fue mejor. 


El domingo por la mañana había "excursión" al montecillo que subí el viernes por la noche, de modo que me quedé en el refugio con Inga. Después vinieron los suecos (no puedo decir más, pero, a estas alturas deberíais haber deducido que Islandia y Suecia se llevan muy bien; ahí queda) y fuimos a un café a tomar una Fanta (creo que fueron unas 300kr = 1,80€ la botella) - no era Café Volcano, no-.



 A las 2.30 cogimos el ferry de vuelta y, para las 5, estábamos de vuelta en el Boarding School. Muerta es poco. Para las 10.30 estaba dormida como un bebe. 

- Noséquien, Yo, Shishir-

A partir del lunes todo empezó a ser una locura. El lunes tuve que hacer un speech de 2 minutos en clase de Legal English; bastante decente. Y, a partir de ahí, empezó el caos. Trabajos, lecturas, estudio. Llego un punto en el que no tenía ni siquiera residencia (el martes; mudándome HOY) porque cancelé la que me correspondía (está muy lejos del centro y mucha gente me estaba diciendo que, si pudiera, me cambiara) dado que la encargada del tema en la uni me dijo que tenía una habitación en otra resi (la que por fin he conseguido) y resultó, en un principio, no ser cierto. El caso es que, tras varios días de nervios, estrés y ajetreo, tengo residencia, habitación grande, céntrica y todo ha salido estupendamente. Eso sí, tengo que estudiar LA DE DIOS. Alucinante. No sé cómo voy a hacer para sacar las 6 asignaturas. But, I will :) porque no tengo ninguna intención de volver a la uni después de Navidades.


Os mando un beso enorme. Os quiero y echo de menos.

Ali.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada